domingo, 27 de marzo de 2016

LOS CUATRO CUARTOS - LOS CUATRO CUARTOS PRESENTAN: ¡AL "7º DE LÍNEA"! BASADA EN LA NOVELA HISTÓRICA «ADIÓS "AL 7º DE LÍNEA"» - LETRA DE JORGE INOSTROZA - MÚSICA DE GUILLERMO BASCUÑÁN - ARREGLO DE LUIS ENRIQUE URQUIDI - RCA VÍCTOR LD Nº CMS 2400 LIVING STÉREO (1966)

LOS CUATRO CUARTOS
¡AL " 7° DE LÍNEA"!
Cantata basada en la novela histórica "Adiós al Séptimo de Línea" de Jorge Inostroza

No es la idea desarrollar una página de Los Cuatro Cuartos, sin embargo no podemos dejar de incluir "Al Séptimo de Línea" (la Guerra del Pacífico 1879 - 1884; Chile, Perú y Bolivia) que fue "la gran obra" del conjunto y en la cual "Chino" Urquidi fue su gran artífice. En ella participaron Jorge Inostroza (letra de las canciones), autor de la novela del mismo nombre, Willy Bascuñán (música) y Luis Urquidi (director musical)

El disco es grabado en los Estudios Splendid ubicados en la calle Catedral 1029, ha sido llevado a cabo en su Estudio N°1, utilizando una mesa mezcladora Estemac CV-322-2'' de 9 entradas, 3 canales, reverberación y respuesta a frecuencia de 40 a 16.000 ciclos por segundo y micrófonos Neuman de capacidad U-67.




Fue el primer disco con sonido estereofónico en Chile. La grabación demoró seis meses y les significó al menos 10 horas de ensayo diario, bajo la dirección de Urquidi, quién no dudó en amenazar con dejar al conjunto cuando las cosas no salían como él esperaba. Finalmente durante el año 1966 el público tuvo la posibilidad de escuchar y aplaudir el trabajo de largos meses. El éxito fue total. En su carátula se nos presenta una obra realizada especialmente para la ocasión por Rodolfo Campodónico. Además se incluyen las letras de todas las canciones y algunas fotos de la época en referencia. Dentro de las canciones se destacan "Los Viejos Estandartes" (posterior himno institucional del ejército), "Los Boteros de Iquique" y "Los Chinos de Cerro Azul".

Dirección y producción: Hernán Serrano

Ingeniero de sonido: Luis Torrejón
Carátula: Rodolfo Campodónico
Guitarra: Willy Bascuñán
Bombos: Chino Urquidi y Willy Bascuñán
Fotos: Archivo particular Sr. Jorge Inostroza y archivo Museo Histórico Nacional.



Descripción y Ambientación de las Canciones

LOS JURAMENTADOS DE ATACAMA
(Canción de soldados)

Cinco oficiales del batallón de mineros "Atacama" de Copiapó, empeñaron un juramento de fraternidad antes de emprender la campaña. ¡Todos ellos perecieron!

A defender la patria amenazada
partieron cinco desde Atacama
eran cinco mineros de faz tostada
los que así juraron con toda el alma.

Partimos juntos, juntos luchemos.
Seremos todos igual que hermanos.
Y si uno muere, que mueran todos.
Digan juramos, jurado hermanos.

Fue en la Batalla de San Francisco
peleando cual titanes juramentados.
Tres de aquellos bravos muertos quedaron
y sobre sus tumbas este epitafio:

Cayeron entre el humo del combate
peleando por su patria y por su honor.
heroicos y esforzados camaradas,
valientes de Atacama adiós, adiós, adiós.

Frente a las defensas y los cañones
los que defendían la entrada a Tacna,
fieles ahí cumplieron su juramento
los dos que quedaban del Atacama.

Partimos juntos, juntos luchemos.
Seremos todos igual que hermanos.
Y si uno muere, que mueran todos.
Digan juramos, jurado hermanos.

Juntos cayeron entre las balas
mezclando su noble sangre, sangre de hermanos
y desde lo alto sus camaradas
fueron repitiendo este epitafio:

Cayeron entre el humo del combate
Peleando por su patria y por su honor
heroicos y esforzados camaradas,
valientes de Atacama adiós, adiós.
Valientes de Atacama adiós, adiós.

A TRAVES DE LA PAMPA
(Marcha de camino)

La etapa más dura en la iniciación de la contienda fue la marcha del Ejército chileno a través del desierto ardiente. El recuerdo de sus seres queridos dio fuerza a los soldados para vencer aquel agobiador obstáculo, al tiempo que sostenían las primeras batallas.

Atrás quedaron los pueblos
con sus casas y sus huertos;
los soldados marchan ciegos
por el medio del desierto.

Los soldados vienen grises
cual procesión de fantasmas.
Fiebre, pampa, polvo y sol
queman sus gargantas.

¡Adelante, vivo el paso!,
grita el sargento Chamorro,
y el suelo vibra al redoble
de los duros calamorros.

Hilera de rojo y de azul,
caballería y cañones,
van venciendo al arenal
entre sol y ventarrones.

Atrás quedaron las novias,
los hijos, y los amores.
Los hombres siguen marchando
detrás de sus pabellones.

Con su bravo son de estrellas
la noche prueba al desierto;
hambre, pena, frío y sed
lleva el regimiento.

¡Adelante, vivo el paso!
¡Adelante, vivo el paso!

ROMANCE DE LEONORA LATORRE
(Canción)

Leonora Latorre, la espía chilena es el principal personaje de la novela. Es un personaje ficticio; sin embargo existen algunas partes del Servicio Secreto firmados con su nombre.

Leonora Latorre, tu nombre
quedó envuelto en el misterio.
Ni un retrato, ni una carta,
conservaron tu recuerdo.

Tus ojos, dos verdes lagos
llenos de melancolía;
tus labios, suaves y sabios
fueron tus armas de espía.

¿Dónde quedaste, Leonora?
¿Qué hizo el destino al final?
Quizás fuiste una quimera,
o del guerrero un ideal.

Peligros y amor se enlazaron
ante tu sombra furtiva;
los que fueron tus amores
se perdieron con tu vida.

Llegó la paz aquel día,
se silenció la metralla;
tu rostro quedó perdido
tras los campos de batalla.

¿Dónde quedaste, Leonora?
¿Qué hizo el destino al final?
Quizás fuiste una quimera,
o del guerrero un ideal.



LOS CHINOS DE CERRO AZUL
(Refalosa)

Las plantaciones de algodón y caña de azúcar de Cerro Azul fueron trabajadas durante muchos años por chinos esclavizados. A su paso por esa región, Patricio Lynch les dio la libertad. Llenos de rencor formaron legión y fueron los primeros en deslizarse dentro de la capital enemiga, cometiendo toda clase de venganzas.

Los libró el Príncipe Rojo
a los chinos de Cerro Azul;
los libró el Príncipe Rojo,
¡se acabó la esclavitud!

Y marcharon en legiones
tras el gran Patricio Lynch,
dejando las plantaciones
los siguieron hasta el fin.

¡A cortar cabeza, diablo!
Gritaba Leo Tan Sin Chin.
¡A cortar cabeza, diablo!
Gritaba Leo Tan Sin Chin.
¡Y a comenles los liñones
con palillos de malfil!
¡Y a comenles los liñones
con palillos de malfil!

Se cubrieron con mascarones
y avanzaron pa' Lurín
con banderas de dragones
siguiendo a Leo Tan Sin Chin.

Y corriendo por las calles
entraron a la ciudad,
mucho antes que lo hicieran
las tropas del General.

¡A cortar cabeza, diablo!
Gritaba Leo Tan Sin Chin.
¡A cortar cabeza, diablo!
Gritaba Leo Tan Sin Chin.
¡Y a comenles los liñones
con palillos de malfil!
¡Y a comenles los liñones
con palillos de malfil!

Con furor vengaron los chinos
a los chinos de Cerro Azul;
rompiendo así sus cadenas
se acabó la esclavitud.

Ellos fueron la avanzada
para el gran Patricio Lynch,
y murieron cual valientes
siguiendo a Leo Tan Sin Chin.

¡A cortar cabeza, diablo!
Gritaba Leo Tan Sin Chin.
¡A cortar cabeza, diablo!
Gritaba Leo Tan Sin Chin.
¡Y a comenles los liñones
con palillos de malfil!
Y a comenles los liñones
con palillos de mal... ¡Huifa!

CAZADORES DEL DESIERTO
(Canción de Caballería)

El escuadrón " Cazadores del Desierto" fue uno de los primeros en partir a la guerra. Sus jinetes famosos por sus caballos negros, fueron cayendo uno tras otro, hasta que quedaron vivos solamente dos: el mayor Manuel Rodríguez y su ordenanza Gaspar Acosta.

Cazadores del Desierto,
voz de los caballos negros,
ellos fueron los primeros
que el pecho a la guerra dieron.

Patrullando los salares,
la pampa inflamó su aliento,
y en las cargas de Dolores,
de Germania y de Negreiros,
la muerte montaba al anca
de sus caballos tan negros.

¡A la carga, Cazadores!,
grita el toque del clarín;
¡Mis jinetes sableadores
por la Patria hasta morir!

"Oiga, mi Mayor Rodríguez,
¿dónde están los compañeros?"

recitado:
Galopa, ordenanza Acosta.
No hagas caso de los muertos.

cantado:
Cazadores del desierto,
se acabó ya el escuadrón:
en sus caballos tan negros
un soldado y su Mayor.

Redoblando en las arenas
corren los caballos negros.
Las lanzas van sin banderas,
los sables hieren el cielo:
¡no hay esperanza ni pena
para esa carga de espectros!

¡A la carga, Cazadores!,
grita el toque del clarín;
¡Mis jinetes sableadores
por la Patria hasta morir!

"Oiga, mi Mayor Rodríguez,
¿dónde están los compañeros?"

recitado:
Galopa, ordenanza Acosta.
No hagas caso de los muertos.

LA TOMA DEL MORRO
(Canción cachimbo)

Uno de las hazañas más épicas de las armas de Chile fue la toma del Morro de Arica, realizada el 7 de Junio de 1880 por los Regimientos 3 y 4 de línea.

La noche se escapa en sombras,
Arica está soñolienta.
La arena cubre el silencio
de las pisadas resueltas.

Tres regimientos marchan
hacia la muerte, hacia la gloria;
con sangre el Morro espera,
esa madrugada teje su historia.

Ya vienen subiendo el Morro
los del Tercero de Línea,
y el Cuarto en el flanco izquierdo
toca a degüello, los corvos brillan,
y entre los estampidos,
voces que gritan: ¡vamos pa' arriba!

Se abre la camanchaca
como telón de combate;
subiendo van los soldados,
subiendo sus estandartes.

Los del Cuarto de Línea
ganan terreno, pierden su vida:
¡Hay que tomarse el Morro,
vamos pa' arriba, vamos pa' arriba!"

Están llegando a la cumbre
ya los del Cuarto de Línea,
y las últimas defensas
están cayendo, todo termina,
y entre los estampidos,
voces que gritan: ¡vamos pa' arriba!




LOS VIEJOS ESTANDARTES
(Marcha)

Firmada la paz, en 1884, regresaron a Chile los últimos regimientos. Sus filas llegaban raleadas por la muerte y sus estandartes agujereados por las balas. Sin embargo, en el desfile bajo los arcos triunfales que realizaron al entrar a Santiago, la ciudadanía pudo ver a través de su marcha las formidables batallas en que actuaron los infantes de bronce, los artilleros de hierro y los jinetes de plata.

Cesó el tronar de cañones,
las trincheras están silentes,
y por los caminos del norte
vuelven los batallones,
vuelven los escuadrones,
a Chile y a sus viejos amores.

En sus victoriosas banderas
traen mil recuerdos de gloria;
varas desgarraron sus cejas
y sus estrellas muestran,
y sus estrellas muestran
honrosas cicatrices de guerra.

Cruzando arcos triunfales,
tras de sus bravos generales,
que aunque pasan heridos
van marchando marciales.

Van sonriendo viriles,
y retornan invictos.

Pasan los viejos estandartes
que en las batallas combatieron,
y que empapados en sangre
a los soldados guiaron
y a los muertos cubrieron
como mortaja noble.

Ahí van los infantes de bronce,
fuego artillero de hierro,
y al viento sus sables y lanzas.
¡A la carga, los jinetes de plata!

LOS BOTEROS DE IQUIQUE
(Lamento marinero)

El combate de Iquique tuvo una trascendencia vital en los inicios de la campaña. En esta canción se recuerda a los sencillos pescadores iquiqueños que fabricaron los ataúdes de los héroes de nuestra Armada.

Con las sombras de la noche
cuatro boteros de Iquique
hicieron dos ataúdes
y un par de cruces de mimbre.

La caracola del viento,
silbando entre las olas,
va repitiendo el lamento
de la vieja mancarrona,

de la corbeta de Prat,
de la heroica capitana,
que está anclada en el fondo
como gaviota sin alas.

Con las tablas de sus lanchas,
martillando entre las sombras,
hicieron las capas santas
cuatro boteros patriotas.

Y en esas maderas viejas,
carcomidas por el mar,
recalaron en la tierra
restos de Serrano y Prat.

Cuando en las noches de pesca
surcan sobre la Esmeralda,
los boteros se persignan
ante esa tumba sagrada.

EL ENGANCHE DE LOS PUETAS
(Trote)

La Petronila Basaure fue la dueña de una famosa fonda santiaguina llamada "El Arenal". En ella se juntaron los "puetas" (payadores populares). Los más famosos fueron Nicasio García y Casas - Cordero, ambos se engancharon siguiendo a la Peta que fue la cantinera del Regimiento Buín.

En la fonda de la Peta,
que era una negra de agallas,
se juntaban los puetas
para batirse a versainas.

Los pilló la guerra
a los puetas, a los puetas;
los equipó un sargento
al trote, con bayoneta.

Era su arma el ingenio;
su trinchera, la guitarra;
sus proyectiles, los versos;
sus estrofas, la metralla.
Sus proyectiles, los versos;
sus estrofas, la metralla.

Los pilló la guerra
a los puetas, a los puetas;
los equipó un sargento
al trote, con bayoneta.

Se engancharon los puetas
en el Segundo de Línea;
fueron saltando trincheras,
siempre en la primera fila.
Fueron saltando trincheras,
siempre en la primera fila.

Los pilló la guerra
a los puetas, a los puetas;
los equipó un sargento
al trote, con bayoneta.

El tuerto Casas Cordero
y el gran Nicasio García
le recitaron al cielo
cuando perdieron la vida.
Le recitaron al cielo
cuando perdieron la vida.

Los pilló la guerra
a los puetas, a los puetas;
los equipó un sargento
al trote, con bayoneta.

Al trote, con bayoneta.




BATALLONES OLVIDADOS
(Cachimbo triste)

A su regreso de Lima se deja en la sierra a un grupo de batallones destinados a terminar con la última resistencia enemiga, por eso se les llamó Los Batallones Olvidados.

Barbudos, huraños, fieros,
regresan los batallones.
Son los últimos guerreros
del ejército chileno.

El frío y el viento andino
tuvieron por centinelas:
el frío veló sus sueños,
el viento cuidó la Sierra.

Cinco años de campaña
fueron raleando sus filas,
y en medio de las montañas
están mil cruces perdidas.

Montando guardia en la Sierra,
por montoneras sitiados,
eran al fin de la guerra,
batallones olvidados.

Batallones olvidados,
de banderas en jirones;
veteranos sostenidos
por sus tercos corazones.

También los rostros queridos
que antaño los alentaban,
tiempo, combates y olvido
los borraron de sus almas.

Cinco años de campaña
fueron raleando sus filas,
y en medio de las montañas
están mil cruces perdidas.

Montando guardia en la Sierra,
por montoneras sitiados,
eran al fin de la guerra,
batallones olvidados.

LA NOVIA DE MI CAPITÁN
(Canción)

Rafael Torreblanca fue llamado "el capitán poeta" de la guerra. Su principal poesía escrita durante la campaña fue "Adiós" que dirigió a su novia. En esta canción se reproducen dos estrofas de aquel romántico poema. El autor muere en la batalla de Tacna.

¡A su orden, mi capitán!
¡Listo está su caballo
y su ordenanza Román,
y ya se oyen los tambores!
Pon poropo pon poropo pon pon pon.

Vibrante como una espada,
mi capitán Torreblanca
siempre estaba en la avanzada
del regimiento Atacama.

Cayó en la batalla 'e Tacna
por conquistar la victoria,
y he encontrado en su guerrera
este adiós para su novia:

Cuando suene el clarín de batalla,
bastará, Clementina, tu nombre
para ir a buscar la victoria
con altivo y osado corazón.

Y si el plomo enemigo me derriba,
tu nombre, límpido lucero,
brotará de mis labios de guerrero
como el último y eterno adiós.

¡A su orden, mi capitán!
Tristes marchan su caballo
y su ordenanza Román,
y los clarines lejanos
llorando su muerte van.

Pra pa pa pa pa pa.

LAS BOMBACHAS COLORADAS
(Cachimbo)

Carmen Vilches fue la cantinera del batallón de mineros "Atacama". Como todas las cantineras usaba uniforme compuesto de dormán azul y bombachas rojas embutidas en botas cortas bajo la rodilla. A su arrojo en la toma del Fuerte Los Ángeles y a sus clásicas bombachas se refiere este cachimbo.

Las bombachas coloradas,
entallada la guerrera,
la Carmen Vilches marchaba,
¡ay, qué linda cantinera!

Orgullo de su batallón,
todos suspiran por ella,
por su desplante burlón,
por corajuda y por bella.

Bombachas coloradas
tiene la Carmela.
Bombachas coloradas
tiene la Carmela.

¡Parecen en las batallas
una bandera!
¡Parecen en las batallas
una bandera!

Para tomarse aquel fuerte
trepa con las avanzadas;
los soldados van callando,
las bombachas coloradas.

Y sobre el fuerte rendido,
la Carmen Vilches se planta:
su sable en sangre teñido,
escarlatas sus bombachas.

Bombachas coloradas
tiene la Carmela.
Bombachas coloradas
tiene la Carmela.

¡Parecen en las batallas
una bandera!
¡Parecen en las batallas
una bandera!

¡Una bandera!




En unas páginas muy criticada, en otras, muy halagada, la Cantata ¡Al "7º de Línea"!, es una obra que el poeta y escritor Jorge Inostroza, dedicara a una de las gestas del ejército chileno en el Perú.

La música fue escrita y ejecutada, por Guillermo "Willy" Bascuñán con el magnífico grupo Los Cuatro Cuartos.

Quienes leyeron el libro "Adiós al Séptimo de Línea", no están muy de acuerdo con la versión musical, sin embargo, es ya un hito en la historia musical chilena.

Nosotros, los que no somos chilenos, disfrutemos de la creatividad de Los Cuatro Cuartos. Los análisis de historia, ya vendrán solos a través de los comentarios.



Nombres y voces en la historia de los Cuatro Cuartos

El conjunto Los Cuatro Cuartos grabó algunas de las más populares melodías difundidas en Chile durante la década de los '60 ("Qué bonita va", "Los viejos estandartes", "Ay, ay, ay") y proyectó el talento de varios músicos que luego destacarían de modo solista, sobre todo Pedro Messone, Chino Urquidi y Willy Bascuñán. Tras un par de separaciones más o menos extensas, el grupo se mantiene hoy con vocalistas ingresados luego de su período de mayor éxito.

Luis Enrique "Chino" Urquidi: segundo barítono, piano, guitarra, percusión. Arreglos y Dirección General (1962 / 1978).
Fernando "Nano" Torti: bajo, bombo (1962 / 1966).
Pedro Messone: primer tenor y percusión (1962 / 1964).
Raúl "Conejo" Morales: primer barítono, guitarra (1962 / 1963).
Carlos Jorge Videla: primer barítono, guitarra (1963 / 1985).
Guillermo "Willy" Bascuñán: segundo tenor y guitarra (1963 / 1980).
Sergio Lillo: primer tenor, percusión (1964 / 1985).
Patricio Torti: bajo (1969 / 1985 y desde 1997 hasta hoy).
Fernando Jiménez: primer barítono (1978 / 1985 y desde 1997 hasta hoy).
Carlos Vásquez: primer tenor (1997 hasta hoy).
Waldo Rojas: segundo tenor) (1997 hasta hoy).
Jaime Pérez: segundo barítono (1997 hasta hoy).

Fuente: El contenido de la presente publicación es una recopilación de distintas fuentes (N. del R.)


DETALLE DE LA NOTA DE LA CONTRAPORTADA DEL ÁLBUM:

a manera de prólogo. . .

Desde que el arte existe sobre la faz de la tierra, el hombre, su creador, se trazó una meta que todas las filosofías del mundo han clasificado como inalcanzable: la perfección. Curioso sino. . . tratar de alcanzar lo inaccesible. Pero, ante algunas de sus manifestaciones creadoras de sublime belleza, de acabada técnica, de refinada expresión, nos es permisible la duda respecto a esa inaccesibilidad.

Este derecho de duda es el que ha servido como punto de partida, como desafío a la edición de este álbum. Y si lográbamos reunir los elementos que fueran óptimos en sus diferentes especialidades, el resultado final debería tener como meta una expresión máxima, un todo perfecto. Eso fue al comienzo. Ahora bien, lograr reunir aquellos elementos no fue obra nuestra, porque si nos es permitido recurrir al viejo proverbio "Dios los crea y ellos se juntan".

Esta vez su aplicación calza justo. Los Cuatro Cuartos, Jorge Inostroza, Willy Bascuñán y Luis E. Urquidi son poseedores cada uno de un don: Jorge posee el don de la prosa poética que lo materializó en su obra "Adiós al Séptimo de Línea" para luego volcarlo en los doce temas que aquí presentamos; Willy fue tocado con la varita mágica de la creación musical y fue así como en una comunión perfecta con la concepción de Jorge pudo traducir a melodía espontánea los diferentes episodios que componen esta historia musicada; Chino posee otro don especial muy difícil de explicar, pero que me atrevería a sintetizar en pocas palabras, como aquella facultad para convertir la materia prima que se le proporciona en forma de letra y melodía, en una canción que pareciera haber sido creada única y exclusivamente para Los Cuatro Cuartos, reuniendo él, para que esto sea posible, la doble condición tácita de autor y compositor. Finalmente el elemento que completa la tetralogía está representado por Los Cuatro Cuartos, el grupo vocal que le dio a Chile un folklore para ser cantado, tanto en nuestro país como en el extranjero y estoy seguro que pasará nuestra generación y muchas otras y el aporte que ellos están realizando no se borrará jamás, ya que el maestro muere, pero su escuela queda y hay que decirlo, Chino, Willy, Nano, Sergio y Carlos están haciendo escuela.

Desde nuestros primeros años de estudiante comenzamos a tomar contacto a través de los libros de historia con todas aquellas figuras que fueron cimentando la Patria de la que hoy tan orgullosos nos sentimos. Es un desfile de nombre, fechas y acciones que empezamos a memorizar sin entenderlas bien. Algunas quedan y otras se esfuman en nuestra memoria. Pasan los años y ya en humanidades, nos preocupa más comprender sin tanto memorizar, pero sin embargo, pese a todos los esfuerzos realizados por alumnos y maestros, entre aquellos personajes históricos y nosotros hay una gran barrera, la barrera de lo humano. De pronto, esa barrera se rompió y fue Jorge Inostroza el que logró derribarla al hechizo de un libro que tituló "Adiós al Séptimo de Línea". En él, aquellos personajes fríos se nos presentaron como seres humanos que sufrían y gozaban, que amaban y que incluso conocían el temor: Nos comenzamos a sentir más cerca de ellos y también a sufrir, gozar, amar y temer junto a ellos. Empezamos a vivir la historia. Quién de nosotros no soñó con haber sido uno de los cinco oficiales que se unieron bajo un juramento de fraternidad en Atacama… Quien no hubiera deseado cabalgar uno de esos briosos corceles negros del escuadrón Cazadores del Desierto… Quién no soñó participar de esa euforia guerrera que se apoderó de aquellos payadores, parroquianos de la fonda de Doña Peta cuando todos juntos se engancharon en el Regimiento Buín. Quién no sintió vibrar su corazón junto al de Leonora Latorre y finalmente, quién no hubiera dado su vida por luchar hombro a hombro vistiendo la casaquilla azul de los valientes del 797. Y es a Jorge Inostroza a quien debemos agradecer el habernos incorporado de tan viva manera a este trozo de nuestra historia.

Como ustedes ven, los elementos estaban dados y la idea surgió presta. Una nueva visión van a tomar los personajes que hicieron la Guerra del Pacífico, una nueva visión que les daría Jorge Inostroza. Con el mismo estilo con que se cantaba en la época de la guerra, concibió la letra de los doce temas que componen este álbum y ese cantar vigoroso de guerreros debería tener una expresión recia y viril. El nombre también surgió solo: Los Cuatro Cuartos.

Cuando se puso en mi conocimiento el plan general de esta obra, debo reconocer que me preocupó. La estudiamos mil y una vez, la analizamos y la detallamos para llegar a la conclusión de que su realización debía ser de una técnica perfecta y acabada y fuimos nosotros mismos los "abogados del diablo", ya que destacamos todos los problemas para su ejecución e incluso nos pusimos como metal el realizar un disco que pudiera ser exhibido en el exterior como muestra de exposición y de ahí creamos lo que a la larga sería el punto rector: grabar el primer disco estereofónico chileno. Hacer que esas cinco voces se escucharan nítidas y distintas, que los acordes y efectos fueran reproducidos en el disco tal cual el arreglo había sido construido. La tarea fue larga: seis meses duró el registro magnetofónico de los 12 temas y durante estos seis meses un continuo ensayar y corregir. Ningún tema podía quedar inferior a otro, por lo que nuevamente nos convertimos en nuestros más estrictos críticos; eran seis voces que estaban prontas a criticar, a suspender para volver a comenzar, y así mil y una vez, hasta lograr el efecto querido. Por último, llegó el ansiado día en que se grabaría el último tema y la obra estaría terminada. Creo que aquel día lo recordaremos por mucho tiempo los que ahí estábamos: Carlos Jorge Videla, Fernando Torti, Chino Urquidi, Willy Bascuñán, Sergio Lillo y Luis Torrejón, el ingeniero de sonido que desde el primer día se propuso hacer que esta primera grabación estereofónica chilena fuera tan buena como para poder competir en calidad con cualquiera extranjera.

Finalmente, no sabemos si hemos logrado alcanzar esa meta de perfección que nos habíamos trazado, pero sí que no hemos escatimado esfuerzo para lograr presentar a usted este disco, asegurándole que será nuestra mayor felicidad el saber que a usted le ha gustado, ya que ésta es la verdadera meta de todo artista.

Si así fuera, gracias.

HERNÁN SERRANO




Intérprete: LOS CUATRO CUARTOS
Álbum: LOS CUATRO CUARTOS PRESENTAN: ¡AL "7º DE LÍNEA"! BASADA EN LA NOVELA HISTÓRICA «ADIÓS "AL 7º DE LÍNEA"» - LETRA DE JORGE INOSTROZA - MÚSICA DE GUILLERMO BASCUÑÁN - ARREGLO DE LUIS ENRIQUE URQUIDI
Año: 1966
Portadas y etiquetas: SÍ, originales cuádruples tipo "Gatefold" restauradas, rediseñadas y optimizadas digitalmente
Sello: RCA VÍCTOR
Nº: CMS 2400 LIVING STÉREO
Formato original: Larga duración (Long-play) de vinilo en 33 1/3 r.p.m. (LD)
Bitrate: CBR 256 Kbps en 48.000 Hz (Nueva digitalización con Sound Forge Pro)
      
LISTADO DE TEMAS:

LADO UNO:





1. Los juramentados de Atacama (canción de soldados)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

2. A través de la pampa (marcha de camino)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

3. Romance de Leonora Latorre (canción)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

4. Los chinos de Cerro Azul (refalosa)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

5. Cazadores del Desierto (canción de Caballería)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

6. La toma del Morro (canción cachimbo)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

LADO DOS:




1. Los viejos estandartes (marcha)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

2. Los boteros de Iquique (lamento marinero)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

3. El enganche de los puetas (trote)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

4. Batallones olvidados (cachimbo triste)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

5. La novia de mi Capitán (canción)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff

6. Las bombachas coloradas (cachimbo)
Jorge Inostroza / Guillermo "Willy" Bascuñán Dockendorff





Letra: JORGE INOSTROZA
Música: GUILLERMO BASCUÑÁN

LOS CUATRO CUARTOS SON:

SERGIO LILLO: primer tenor
GUILLERMO "WILLY" BASCUÑÁN: segundo tenor
CARLOS JORGE VIDELA: primer barítono
LUIS ENRIQUE "CHINO" URQUIDI: segundo barítono
FERNANDO "NANO" TORTI: bajo

Hoy domingo y luego del almuerzo habitual de estas Pascuas, voy a compartir con todos los queridos amigos, seguidores y visitantes el tercer álbum larga duración que grabara en el año 1966 el prestigioso grupo vocal chileno LOS CUATRO CUARTOS presentando esta obra histórica referida a la "Batalla del Pacífico" librada a fines del siglo 19 por Chile, Bolivia y Perú. Es una cantata integral basada en la novela escrita por el poeta chileno Jorge Inostroza "Adiós al Séptimo de Línea" en el año 1955, musicalizada por Guillermo Bascuñán y arreglada y dirigida por Luis Enrique Urquidi, estos dos últimos nombrados integrantes también de LOS CUATRO CUARTOS, con el título "AL 7º DE LÍNEA". Este álbum lo encontré hace muchos años en la Web y estaba celosamente guardado en mi audioteca compuesta por los DVD donde atesoro mis archivos de música. Por todo lo expresado al comienzo de esta extensa publicación, no me resta nada más que decir que esta obra integral popularizó aún más el éxito obtenido hasta ese momento por LOS CUATRO CUARTOS, tanto es así que aún hoy sigue vigente. Con una nueva digitalización estereofónica -aconsejo escucharla con el Reproductor de Windows simplemente- pero para apreciarla en toda su extensión, deben oírla COMPLETA Y CON AURICULARES, para experimentar cabalmente el efecto estéreo de las voces que son maravillosas y con unos arreglos no habituales para la época, razón por la cual LA RECOMIENDO PARA OÍR Y DISFRUTAR, es muy interesante!!!. Los invito pues, a que pasen y vean, descarguen y escuchen esta joya musical de colección -la grabación les llevó seis meses de arduo trabajo- porque sin dudarlo les aseguro... QUE JAMÁS SE VAN A ARREPENTIR...!!!.


Un saludo cordial para todos!!!. Si quieren comentar, estaría muy bueno!!!. NOS VEMOS MAÑANA LUNES -COMO EXCEPCIÓN -SI DIOS QUIERE, CON MÁS NOVEDADES MUSICALES Y RECORDANDO QUE...

¡¡¡COMENTAR ES TAMBIÉN UNA BUENA MANERA DE AGRADECER!!!

'¡¡MUY FELICES PASCUAS!!!      



2 comentarios:

juan alberto Guttlein dijo...

Estraordinaria Obra; y maravilloso posteo. Pasrece mentira que a tantos años la calidad, el contenido y la expresión, sean tan notablemente contemporanea. Aquellos monstruos, son los grandes ejemplos a seguir, hoy por hoy. Un abrazo querido amigo y feliz de saber que estas en movimiento siempre.

Aarón dijo...

Muchas gracias por subirlo. Se agradece.